No hay razón alguna para seguir ocultando información- 2009

24 de marzo 2009- Luego de 33 años, no hay razón alguna que pueda justificar el seguir ocultando la información que contienen los documentos del FBI y de la CIA en el caso del asesinato de Santiago Mari Pesquera, hijo mayor del Lcdo. Juan Mari Brás y la profesora Paquita Pesquera Cantellops. Por tal razón, la familia de Mari Pesquera está en el proceso de solicitar nuevamente a las agencias federales que entreguen copia de todos los documentos, sin las tachaduras en la información más sensitiva.

Estos documentos han sido solicitados en múltiples ocasiones, tanto por la familia como por el Departamento de Justicia de Puerto Rico, que durante la pasada administración hizo lo propio sin éxito alguno.

En 1996, la familia recibió algunas copias con una gran cantidad de información tachada. Por el volumen de información que tanto el FBI como la CIA han recopilado en torno a la figura de Juan Mari Brás a lo largo de más de 65 años, la familia entiende que los documentos donde se hace alusión al asesinato del hijo del líder independentista son mucho más numerosos que lo que las agencias han enviado.

La actitud obstinada de los federales en encubrir su papel en esta conspiración queda al descubierto, precisamente por todo lo que ocultan con sus tachaduras. Un detalle muy relevante es que, en uno de los documentos (oprima aquí para verlo), se señala que la Policía de Puerto Rico solicitó por escrito que documentos e información que le llegara al FBI y a cualquier agencia federal sobre este caso se mantuviera exenta o fuera del "Freedom of Information Act" y no se dieran a conocer bajo ningún concepto. El memo, marcado como "SECRETO" y enviado por el FBI a dos días del asesinato, ordenaba a toda agencia que lo recibiera a ejecutar este requerimiento.

"Han pasado 33 años. Ya es hora de que se destapen esos tachones. No hay razón para que las agencias federales insistan en mantener en un marco de secretismo su participación en el asesinato de Chagui. ¿Qué quieren ocultar, a quién están defendiendo?", argumentó Rosa M. Mari Pesquera, portavoz de la familia.

Santiago Mari Pesquera fue asesinado el 24 de marzo de 1976, cuando tenía 23 años. Su padre, Juan Mari Brás, era entonces candidato a la gobernación por el Partido Socialista Puertorriqueño y, tanto la familia, así como independentistas de todas las tendencias y organizaciones han insistido en que se trata de un asesinato político donde las autoridades estatales y federales tuvieron participación y luego encubrieron las pruebas y protegieron a los responsables.