Las lágrimas de Juan

“No es la venganza lo que puede animar los corazones de seres tan hondamente heridos, que no podrían satisfacerse con un sentimiento tan banal, pequeño y mezquino como la venganza”.

Juan Mari Brás

 

Las lágrimas de Juan
(pedacitos de torrente humana)
Arrinconan rencores
Movilizan amores
Interrumpen la salida de la revancha

Desafian la patraña acomodada
En los conductos cerebrales borinqueños
De que sus ojos no son aptos para lagrimear

Porque ese miércoles-icidio
Deja un saldo de un padre deshijado
De primogénitos cariños
Concentrando el vértigo
Aflojando la viveza
Enconando el aire

Santiago Mari Pesquera
Callado
Como el mar en alta mar
Tímido
Como cometa antes de subir al escenario
Sereno
Como los bambúesen guardia de quebrada
Sencillo
Como todo lo engrandecido por lo bueno

Chagui
Tu muerte llegó para no irse
Y ese alocado gatillo
(estallido de polvorazos)
Tiene como patología
EL FACISMO
Ese injerto humanoide
Confinador del hombre
En cuatro extremidades agarrotadas

Las lágrimas de Juan
Las lágrimas de Paquita
Las lágrimas de Raúl y Rosi
Las lágrimas de don Chago abuelo
Las lágrimas de todos los apaleados
Son lágrimas, no más...
Se remontan en presagio
De una robustecida tierra enternecida.

 

Eric Landróan